A lo largo de la historia muchas mujeres importantes y de renombre han tenido gran implicación en la lucha de los derechos de las mujeres y esto ha contribuido a conseguir poco a poco que las desigualdades entre hombres y mujeres vayan decreciendo. No quiero dejar sin mencionar las mujeres que han forjado los sentimientos de lucha, coraje y fuerza que han contribuido a que Lady Tasche hoy exista y podáis conocer un poco mejor nuestra historia .    

frase-virginia-woolf            

Homenaje a las mujeres de mi vida

Ellas son nuestras abuelas y mi madre sin ellas la valentía, el esfuerzo, el tesón y la humildad no habría calado en este proyecto. Mi lucha y mi coraje os lo contaré en otro momento hoy todo el protagonismo lo tienen ELLAS. 

Ellas son Esperanza y Clara, dos mujeres muy diferentes en su estilo de vida pero que lucharon en unos años muy adversos para conseguir lo mejor para sus familias.

Esperanza mi abuela materna se cría en una familia numerosa y crece en el seno de una familia humilde. Su madre es una persona con aires de grandeza que vive por y para ella sin importarle su prole y ella se cría sin el cariño maternal. A pronta edad se casa con Pedro, mi abuelo. Se instalan en un barrio humilde de Madrid y allí son padres de 8 hijos. Esperanza tiene un carácter afable, tranquilo y allí se gana el cariño de su vecindario. Aunque su economía no es buena siempre ayuda a los más necesitados que la rodean y si alguien llama a su puerta ella comparte lo que hay en ese momento. Ella además de criar a sus hijos y llevar las tareas del hogar trabaja ayudando en las tareas de la casa de una señora acomodada que más tarde entablará una bonita amistad con ella. Esperanza desprendía amor y coraje y eso marcaba a las personas que la rodeaban. Todo parecía perfecto y cuando ya tenía a sus hijos criados y la suerte le sonreía, iban a estrenar una bonita casa la tragedia sacudió esta bonita historia y Esperanza moría de un infarto a los 58 años.

Después de tantos años de su muerte su espíritu luchador y bondadoso sigue intrínseco en nuestra familia y que intentaremos transmitir a las futuras generaciones.

Clara nace en un pueblo de la costa alicantina, es la pequeña de cuatro hermanos. Se cría entre Madrid y el pueblo que la ve nacer. Los años de la guerra los pasa alejada de la capital lo que la evita de pasar los estragos y penurias de esa época aún así sufre la pérdida de su hermano en la guerra. Su padre tiene una empresa y su economía es desahogada.

La muerte de su hermano y años después la de su hermana mayor por una enfermedad marcan su juventud. A los 23 años celebra su boda con un buen hombre mi abuelo Paco. 

Se instalan en un piso del centro de Madrid y allí nacen y cría a sus dos hijos. Pronto hace muchas amistades, tiene amigas para ir al mercado, otras para tomar café, otras para cenar los fines de semana. Tiene un buen carácter, elegancia en las formas y un don para las relaciones públicas que atrae buenas amistades que perdurarán en el tiempo. Antes de casarse comienza a trabajar como secretaria para un importante empresario del sector bancario . Creándose entre las dos familias una relación de amistad. Cuando Clara tiene a su primer hijo deja su trabajo y se centra en la crianza de sus hijos. Ya con sus hijos criados e independizados viaja por toda España y Europa con mi abuelo disfrutando de su segunda juventud. La alegría les dura unos pocos años hasta que mi abuelo cae enfermo y durante 10 años de ingresos intermitentes en varios hospitales mi abuela sufre de ver a su marido enfermo. Le acompaña día y noche ya sea en un hospital en Madrid o en la sierra a 60 km de su casa. Ella se desplaza todos los días a hacerle compañía. 

Mujer fuerte, valiente y orgullosa que nada se la puso por delante y siempre quiso lo mejor para los suyos y para los que la rodeaban. 

Después de fallecer mi abuelo y después de una década de sufrimiento y altibajos su salud mental se fue deteriorando. Y más rápido que lento su memoria se fue perdiendo día a día. Así fueron sus últimos años pero siempre rodeada de los suyos, por si en algún momento recuperaba la lucidez y nos llamaba. Eso no sucedió y su corazón dejó de latir a los 91 años quizás gastado del sufrimiento del pasado y se marchó con su anhelado Paco.

Allí donde quieran que estén ellas nos cuidan y nos guían.

Mi madre, CARMEN, es otra mujer luchadora, generosa y que ama a sus hijas por encima de todo. Por eso, tuvo que dejar su trabajo para dedicarse en exclusiva a criar a sus hijas gemelas ( dos niñas guerreras, que no la dejaron dormir una noche entera, hasta casi sus dos años de edad) una crianza difícil y que supuso un gran esfuerzo para ella. Se esmeró en nuestra educación, estudios y siempre la encontramos cuando necesitamos consejos y apoyo. Sobre todo, en la etapa de la adolescencia y ahora que por circunstancias, tenemos que afrontar cambios en nuestras vidas. Pero como ella siempre dice: Los cambios son siempre para mejor !! 

La vida también le ha hecho sufrir por las tragedias. Pero ella sigue adelante, con su lucha. Por sus hijas, nietos, su marido ( el mejor hombre del mundo) y también por ella. Porque sabe que la necesitamos, que es el pilar de nuestras vidas y porque sin ella nada tendría sentido

Te amo Mamá !!! Eres una luchadora y un gran ejemplo para mi. 

He hablado de las matriarcas de mi familia, pero siempre serán y formarán parte de mi vida, mi hija, mi hermana, mis tías y mis primas. De ellas, he aprendido mucho, como ser una buena madre, sobrina o amiga. Por su apoyo incondicional ,y me han demostrado que estarán cuando y donde las necesite. Vosotras sois parte de mi vida. Os quiero hasta el infinito!!! ❤️❤️

    —  Todavía tenemos mucha historia por escribir, siempre juntas, cuidándonos y apoyándonos como solo nosotras sabemos hacer —                                                     

                                                                                                                                     Vuestra Lady Tasche.🦋